qué ver en Viena en 4 días

Qué ver en Viena en 4 días

Escapada a Viena, buen título para una película y un viaje de ensueño. Si estás aquí, es porque te gustaría saber qué ver en Viena en 4 días, tanto si vas por tu cuenta, como si prefieres apostar por uno de nuestros viajes organizados.

La capital austriaca tiene mucho que ver y en cuatro días al menos puede verse a grandes rasgos qué es lo que ofrece al turista.

Qué ver en Viena en 4 días

qué ver en Viena en 4 días

Vamos a proponerte un pequeño itinerario sobre qué ver en Viena en 4 días, sabiendo que este tiempo puede ser suficiente para que veas lo imprescindible en tu viaje a la capital Austriaca.

Día 1

La ciudad tiene en la Ópera uno de sus grandes atractivos. Se trata de un edificio renacentista que se inauguró en 1869 y que cuenta con capacidad para 2.300 personas. Suele ser una edificio fijo en todas las visitas. Seguro que en el primer día ya te has dado cuenta de la importante historia que tiene una Viena. En ella residió la emperatriz consorte de Hungría, la famosa Sissi junto su esposo Francisco José I de Austria, que cuando llegaba la época veraniega se ocupaba de las estancias del Palacio de Schönbrunn, una auténtica joya de la ciudad que también merece visitar.

Día 2

La catedral de San Esteban es otro edificio que merece la pena visitar. Tiene la máxima altura del horizonte vienés, pues está totalmente prohibido que ningún edificio tenga más altura que este templo cristiano. Buena oportunidad también para ver las casas de colores que se ubican en un complejo residencial, de nombre Hunderwasserhaus.

Día 3

Después de recorrer tantos lugares, puede hacer una parada para disfrutar del “wiener Schitzel” chuleta de ternera empanada y frita muy típica de la ciudad. Además se sirven acompañadas de las famosas salchichas de la zona y una cerveza bien fría como mandan los cánones de la zona. En un día de tantas degustaciones, el dulce no puede faltar y merece la pena visitar el local donde nació la famosa tarta Sacher. El Café Sacher es el lugar donde pueden llevarte un bizcocho de chocolate relleno de mermelada de albaricoque.

Día 4

El famoso Parque Prater de Viena, es un buen lugar para acabar esta escapada, destaca la noria, llamada “Wiener Riesenrad” y que con sus 65 metros de altura, hace posible ver la ciudad a tus pies. En cuanto a más actividades al aire libre, no debe faltar el típico paseo en “fiaker”, un carruaje que tiran caballos que te trasladarán a otra época.

Esperamos que después de este planning con todo lo que tienes que ver en Viena en 4 días, tengas claros algunos de los grandes atractivos con los que esta ciudad cuenta. Está claro que hay muchos más sitios, pero estos en nuestra opinión son imprescindibles para que tengas un buen sabor de boca de tu visita a la capital de Austria.

Si quieres disfrutar de un viaje organizado a Viena, no dejes de visitar nuestra oferta de escapada a Viena y apuntarte para la próxima fecha que tengas libre en tu calendario.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *