Dark tourism

Es una tendencia cada vez más al alza y viene motivada por diversos motivos: uno de ellos el aburrimiento, otro una necesidad de protagonismo y el último (y mejor) la solidaridad. Hoy hablamos de dark tourism.

dark tourism

El dark tourism es una vertiente del turismo un tanto “macabra” y se inclina hacia ese “yo he estado ahí”, donde ese “ahí” es el escenario de un acto terrorista (el visitar el antiguo emplazamiento de las Torres Gemelas, por ejemplo), de violencia (las visitas a la prisión de Alcatraz) o de catástrofes naturales (seguirle la pista a los efectos del huracán Katrina en New Orleans …). Se trata de revivir algún acontecimiento más o menos histórico en el que entra en juego el factor “dark”, oscuro, trágico.

Muchos viajeros se deciden por este tipo de viajes por mero aburrimiento: necesitan poner alguna de estas viviencias, ser espectador en la distancia temporal de sucesos terribles. Visitas a los campos de concentración nazis o recorrer las favelas más pobres de Brasil son otros ejemplos de este tipo de turismo, el dark tourism.

De esta manera (y esa es la verdadera tendencia) el turismo se centra cada vez en un turismo de experiencias, en el que el viajero se siente protagonista: estará allí donde sucedió y podrá contarlo (y publicarlo y difundirlo) en redes sociales y blogs, para hacer partícipes a sus amistades y seguidores, dándole voz a estos destinos enturbiados.

Hay una buena parte de estos viajeros que se decantan, dentro del dark tourism, al turismo solidario. Son los que sí, acuden a un destino tocado por la desgracia para hacer turismo, pero también para ayudar.

En estos momentos, por ejemplo, y sin que haya ocurrido ninguna tragedia humana pero sí social, el turismo está ayudando a que Grecia sobreviva. Cada turista que llega al país heleno es visto como una bendición, gracias a la entrada de divisas.

Más solidario aún son los viajeros que se acercan a destinos que han vivido catástrofes naturales, como conocer los efectos de los tsunamis en Tailandia o del terrible terremoto de Nepal de hace unos meses. Estos destinos, además de solidaridad al uso, necesitan a una mano que es ayude a reconstruirse emocional y económicamente. Destinos donde se puede ayudar, si no reconstruyendo ” a mano”, reconstruyendo una identidad.

Save-Our-childern-Nepal

En Nepal concretamente, tres meses y medio después, la vida sigue. Pero se necesita ayuda. Se necesita recuperar la identidad de un pueblo acogedor, hospitalario, espiritual. Y se necesitan aportaciones económicas en cada uno de los negocios que conforman el 95% de los negocios de Katmandú que siguen activos (el otro 5%, los que desgraciadamente perdieron su local, subsisten a pie de calle, intentando recuperarse). Pero hay más: taxistas, restaurantes, guías, vendedores de souvenirs, personas que viven de las donaciones por abrir sus casas al mundo, todos ellos necesitan del turismo. Para recibir divisas, tan necesarias. Pero para recuperar su carácter, su idiosincrasia, su vida, también.

Nepal te necesita. Ve. Aporta tu granito de arena visitando este país en tus vacaciones. Te sorprenderá la fortaleza de este pueblo y las sonrisas de acogida. Que no te lo cuenten. Víve el dark tourism más solidario.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *